clinica podologia antequera uñas ecarnadas

Uña encarnada

La onicocriptosis sucede cuando un borde de la uña se clava bajo la piel del dedo, coloquialmente se conoce como uña encarnada y se puede producir por múltiples causas como llevar las uñas mal cortadas o un calzado muy ajustado, entre otras. Cuando se produce una presión sobre la uña puede ocurrir que esta se curve hacia abajo y se produzca un crecimiento comprometido en la zona del rodete ungueal o borde de la uña.

Cuando el paciente percibe el dolor en el dedo, propio de la uña encarnada, la tendencia habitual es intentar cortar la esquina con una tijera, pero por regla general el borde de la uña clavada está demasiado profunda como para poder acceder a él y el corte que se realiza es tan sólo superficial. Además, la dificultad de adquirir una posición adecuada y el excesivo grosor de las uñas pueden complicar aún más el realizar un corte adecuado de la uña. 

Si la uña encarnada llega a causar herida es fácil que se produzca una infección provocando un absceso (inflamación de los tejidos con acumulación de pus). Si la uña se deja sin tratamiento, el proceso infeccioso acabará causando un granuloma, que es un tipo especial de inflamación que se encuentra muy vascularizada, y que es exudativa y extremadamente dolorosa.

Tratamiento quirúrgico:

El tratamiento quirúrgico consistirá en realizar una pequeña cirugía de carácter ambulatorio. Este tratamiento se utiliza cuando hay presencia de granuloma o cuando las técnicas conservadoras resultan poco efectivas.

Existen diversas técnicas para operar una uña encarnada, pero la matricectomia química es por lo menos una de las más efectivas.

El resultado esperado es una uña en la que el borde operado ya no crece y que tiene un buen aspecto estético.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto